lunes, 1 de diciembre de 2008

El disco de la quincena

Ayer estaba en mi hora de sobremesa de ver crecer líquen, una actividad reconfortante y excitante como pocas. De un modo súbitamente eléctrico llegó a mi cabeza la siguiente idea:

-¿Quién pela las pipas peladas?

Ante el abrumador peso que sentía sobre mis hombros por semejante quimera desistí y opté por encomendarme a San oso hormiguero tras ordenar brevemente mis pensamientos, algo diluidos por la digestión de rigor.
De pronto me abordó otra inquietud:

-¿Por qué no comentar más música además de las novedades?

Y era cierto, cabía suplir ese hueco que quedaba suelto. Así que, presento in situ el disco de la quincena (quincena, ni semana ni mes). Cada quince días haré una breve reseña de un cd que considere indispensable (sea del año 2000 o del Neolítico) preferentemente metal, aunque no descarto otros géneros. En la medida en que sea posible, incluiré un enlace para descargar dicho disco para solaz del público.

Sin más, allí va el primero

1 comentario:

Lebacsac dijo...

eso de las pipas es una gran inquietud!!!